BA.2 es la nueva amenaza del COVID

La sub-variante BA.2 Omicron del coronavirus es ahora responsable del 86% de los casos de COVID-19 en Estados Unidos y de más del 90% de las infecciones en el noreste del país, según datos revelados hace una semana por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o CDC, en Estados Unidos.



Pexels - Anna Shvets


De acuerdo a la agencia gubernamental, los casos en general han disminuido considerablemente a nivel nacional desde que alcanzaron niveles récord en enero. Sin embargo, las infecciones por COVID-19 han vuelto a aumentar durante las últimas semanas, sobre todo en los estados del noreste, como Nueva York, Connecticut y Massachusetts.


La preocupación del doctor Dali Fan es que si la vacunación sigue siendo baja y el número de casos aumenta, los condados que tienen las menores tasas de vacunas suministradas sean los más afectados.


El profesor de Ciencias de la Salud en la Universidad de California cita datos israelíes, con el segundo refuerzo o cuarta inyección de la vacuna como protector. “Para el grupo de más de 60 años, sigue habiendo una reducción sustancial del 78% en el contagio”, dice.


El doctor Fan subraya que las personas de entre 50 y 64 años, con afecciones subyacentes o una exposición laboral frecuente de riesgo, son elegibles para un refuerzo. “Creo que es una muy buena idea trabajar en esto para hacer una curva en la línea de la BA.2", concluye.


Una alerta a los latinos


La sobrerrepresentación de los latinos en ocupaciones de primera línea los lanza a un alto riesgo de exposición, según Daniel Turner-Lloveras, cofundador de la Coalición Latina contra el COVID-19 y médico voluntario del programa COVID-19 Vaccine Education & Empowerment.


De acuerdo al Departamento de Salud Pública de California, los latinos representan el 40% de la población del estado; pero tienen el 47,6% del total de casos confirmados y el 43,8% de las muertes relacionadas con el COVID-19.


Mientras tanto, los blancos no latinos son el 36% de la población del estado; pero representan el 24,5% de los casos y el 34% de las muertes relacionadas con el coronavirus.

En esto también incide el hecho de que viven en hogares sobrepoblados y de que no tengan acceso a una atención sanitaria de calidad.


En cuanto al porcentaje de vacunación, sólo el 64% de los latinos ha recibido al menos una vacuna COVID en California. La población blanca no latina con al menos una dosis asciende al 74%.


Sin embargo, el especialista asegura que los latinos sí tiene altos porcentajes de gente que desea vacunarse, por lo cual parece ser más bien un asunto de obstáculos para acceder a las vacunas. Y expresa pesimismo ante la posibilidad de disminuir esta brecha, ya que se están recortando los fondos federales para pruebas, vacunas y tratamientos.


Reclama que la situación legal no debería utilizarse nunca para excluir a los inmigrantes de la asistencia. Y recuerda que “Hay que tener en cuenta a todos los trabajadores esenciales indocumentados que apoyan las actividades diarias durante la pandemia”.


Turner-Lloveras expresa preocupación por las noticias que llegan desde Hong Kong y China, donde están siendo muy afectados por Omicron y BA.2, al igual que toda Europa.


Vacuna, la única arma


Por su parte, el doctor Ben Neuman recuerda a la gente que la expansión de las nuevas variantes se facilita a través de la gente no vacunada. “Cuando vacunamos a la gente, básicamente podemos evitar que esto ocurra”, dice. “Vacunarnos es lo único que podemos hacer”.


Recuerda también que la inmunidad que se crea con la vacuna es temporal. Para el profesor de biología y virólogo jefe del Complejo de Investigación de Salud Global de la Universidad de Texas A&M, "Es como un pequeño cronómetro de huevos y va bajando un tic a la vez, hasta que ya no se está protegido".


Dijo que las variantes actuales de COVID-19 son capaces de infectar a personas con cierta inmunidad a una velocidad entre seis y ocho veces superior a la normal. “Estos son los virus que pueden contagiar a personas que ya tienen cierta inmunidad", agrega.


Y aclara que la palabra inmunidad puede dar a la gente falsas esperanzas, ya que no significa invulnerabilidad completa. Para él, la definición médica es la adecuada: "Quiere decir que tienes una oportunidad de luchar, y nada es mejor que eso".


¿Y los más pequeños?


En cuanto a las preocupaciones sobre los niños, la doctora Manisha Newaskar, neumóloga pediátrica, Stanford Children's Health, comentó que espera por Pfizer y Moderna, para que ellos logren la autorización de uso de emergencia en todos los grupos de edad.


Advierte que “Los niños con enfermedades como la obesidad, el asma o el cáncer siguen siendo los más vulnerables”.


Y agregó: “Aunque la nueva variante no ha causado más hospitalizaciones de niños hasta ahora, es igualmente importante vacunarlos”. Y aconsejó a los padres de los niños que no estén vacunados, buscar la orientación de médicos de confianza.


Ve como una tarea importante para los pediatras en el momento actual el hecho de sentarse a hablar con los padres y ayudarles a entender que las vacunas son seguras y que protegerán a sus hijos.


Sentencia que la idea de que los niños o cualquier persona que tenga un sistema inmunológico suficientemente fuerte, se rompa por una vacuna, “Es de las cosas más extrañas que he escuchado desde una perspectiva científica."


Aseguró que durante la oleada de Omicron, los niños que no estaban vacunados eran más vulnerables a infectarse que los vacunados.


En cuanto al posible regreso de las mascarillas en las escuelas, recomendó seguir el criterio de las autoridades locales. Celebra que los niños de hoy en día sean muy precavidos. “Creo que han aprendido, igual que todos nosotros debido a esta pandemia, la habilidad de adaptarse”, concluye.




4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo