Censo 2020 en EEUU: una oportunidad para la comunidad LGBTQ+

Actualizado: 14 de jun de 2020

El Censo 2020, actualmente en desarrollo en Estados Unidos, trae una gran oportunidad para visibilizar a la comunidad sexodiversa.


Foto: Pixabay

Por primera vez en la historia de esta consulta nacional, se contempla en el cuestionario a los hogares formados por parejas del mismo sexo, bien se trate de matrimonios o de parejas no casadas.

El censo El censo, que se celebra cada 10 años desde 1790, cumple 270 años. Determina cuántos representantes obtiene cada estado en el Congreso y cómo se gastan miles de millones de dólares en fondos federales. Las escuelas, las carreteras y otros aspectos importantes en las comunidades obtendrán –o perderán– fondos durante los próximos 10 años, dependiendo de esta cuenta oficial de la población.

Los datos resultantes se utilizarán para asignar más de 1,5 billones de dólares en fondos federales, estatales y locales, por lo que se necesita precisión. La representación política a través de los distritos electorales también se decide a partir de esos números.

La fecha oficial del Censo es el día 1 de abril. Por ello, a partir del 12 de marzo, los estadounidenses deben haber recibido en su buzón de correos el cuestionario, así como posteriores recordatorios para que lo conteste vía correo, internet o por teléfono.

Anteriormente solo existía la respuesta por correo, por lo cual se agregan maneras más cómodas de contestar, manteniendo al máximo la privacidad. Por si fuera poco, hay asistencia para responder el cuestionario en 12 idiomas, maximizando así el potencial de inclusión.

Hasta el momento de cerrar esta nota, la Oficina del Censo retrasó la fecha límite —que debía ser a fines de julio— hasta mediados de agosto, con motivo de la situación creada por el coronavirus COVID19.

Por lo tanto, la operación de seguimiento, cuando los encuestadores van de puerta en puerta para contar a las personas que no han respondido por otros medios, comenzará a fines de mayo en lugar de mediados de ese mes, y ya no finalizará el 31 de julio, sino el 14 de agosto.

El 31 de marzo de 2021, la Oficina del Censo enviará a los estados el conteo para redistribuir los distritos electorales, de acuerdo con los cambios de la población.

Lo bueno

El reconocimiento de los hogares encabezados por parejas del mismo sexo es sin duda un hito en la conquista de derechos de la comunidad sexodiversa. Es una oportunidad cierta de contarnos, de visibilizarnos y de que, según el compromiso del Gobierno Federal, estos datos se utilicen para que seamos incluidos en los aspectos que implican la planificación del país.

Como información referencial, tenemos que una encuesta Gallup de 2017 concluyó que el 4,5% de los estadounidenses adultos se identificaron como LGBT; con el 5,1% de las mujeres identificadas como tales, en comparación con el 3,9% de los hombres.

Lo mejorable

Hay dos aspectos especialmente sensibles para la colectividad LGBTQ+ que no han sido tomados en cuenta: el primero es que no hay manera de contar en este instrumento a personas sexodiversas que no estén en una relación de pareja y al frente de un hogar.

Por otra parte, la clasificación de sexos se reduce a la tradicional binaria de Masculino/Femenino, o sea que no hay propuesta, por ejemplo, para contar a las personas transgénero; así como a otros individuos que no se sientan retratados en esta dualidad.

Una encuesta realizada en 2016 por el Instituto Williams, estimó que el 0,6% de los adultos de EEUU se identifican a sí mismos como transgénero, a quienes se les ha dedicado 31 de marzo como su Día Internacional de Visibilización.

Nuestra opinión

Consideramos que debe verse el vaso medio lleno. Debemos aprovechar toda oportunidad de participación en inclusión que se nos presente.

Adicionalmente, y también de modo prioritario, hay que hacernos contar como ciudadanos, para que la planificación de este país se haga según la fotografía más exacta posible de lo que realmente somos. Se abre una ventana enorme e importante para reconocer la diversidad en este sentido y el tomar ventaja de esta ocasión será la clave para abrir otras instancias de exposición en el futuro inmediato.

El Censo no es perfecto, pero es perfectible. Confiemos en la buena fe de que las observaciones realizadas sean tomadas en cuenta para futuras oportunidades, sin contar con que además hay otras formas de atraer el foco hacia la existencia e inclusión de las minorías que no se sientan reflejadas con exactitud en la jornada actual.

Es un breve cuestionario que se responde en poco tiempo, desde la comodidad del hogar y cuya confidencialidad está absolutamente garantizada. Son muchos los motivos para participar y no hay ninguno para no hacerlo.

40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo