Coronavirus impacta a los más vulnerables en Estados Unidos.

Actualizado: 14 de jun de 2020






Desde hace dos semanas, Estados Unidos se convirtió en el país con más casos del nuevo coronavirusCOVID-19 en el mundo.


Al momento de escribir estas líneas, las estadísticas oficiales del sitio web statnews.com mostraban casi 600 mil infectados, con 62 mil 673 hospitalizados y una cifra de fallecidos cercana a las 25 mil personas.


Sin embargo, entre los matices inquietantes que se van revelando según avanzan los días, surge un importante alerta de voceros especializados, quienes aseguran que los contagios y decesos son mayores entre diversas comunidades vulnerables.


¿Quiénes son ellos, por qué son más afectados y cómo se les puede atender?


La situación


Ethnic Media Services convocó a una conferencia virtual de prensa con varios profesionales que han visto de primera mano cómo esta pandemia golpea a minorías y a su vez, proponen maneras de aliviar las consecuencias de esta manifiesta vulnerabilidad.


El doctor Fung Nguyen es profesor de Medicina Interna de la Universidad de California, en San Francisco.


También dirige el Asian American Research Center on Health (Centro Asiático Americano de investigación de Salud), en la misma ciudad californiana.


Durante su participación en el encuentro, advirtió sobre lo que calificó como “disparidades alarmantes” en los estados de la Unión que reportan los casos por raza.


Por ejemplo en la ciudad de Chicago, 52% de los casos de infectados hasta el momento eran de afroamericanos, con un 69% de las muertes; cuando la población afroamericana de la ciudad es de 30%.


Es una tendencia que se observa en otras entidades, como el estado de Michigan, que con 14% de población afroamericana, contabiliza el 33% de los enfermos y el 41% de los fallecidos entre ese mismo grupo étnico.


Louisiana presenta un 70% de sus muertes por COVID-19 entre afroamericanos, si bien ellos ascienden apenas al 32% de su población. El doctor Nguyen resalta que una tendencia similar se aprecia en lugares como North Carolina, Washington DC y Milwakee, entre los que son de su conocimiento.


El panorama dibujado por el médico y docente durante el encuentro, coincide con lo que se ha podido conocer de la ciudad de Nueva York, sin duda el espacio geográfico más golpeado de la nación.


Un informe preliminar indicó días atrás que un 34% de los fallecidos eran hispanos, quienes constituyen el 29% de la población de la ciudad.


El alcalde Bill Di Blasio citó como una de las principales razones el lenguaje, y anunció una nueva campaña de información sobre el coronavirus en 14 idiomas. Pero también habló del estatus migratorio. “Lo que ha sucedido en el último par de años ha llevado a muchos inmigrantes, sobre todo los indocumentados, pero también a quienes tienen papeles, a alejarse de los lugares donde normalmente buscarían apoyo o atención médica”. Temen solicitar asistencia por miedo a una deportación.


También señaló que muchos de ellos no pueden guardar cuarentena y se ven obligados a seguir trabajando como repartidores de comida, limpiadores o niñeras para alimentar a sus familias.


La mayoría de las muertes en Nueva York han tenido lugar en los distritos de Queens y el Bronx, de mayoría inmigrante.


Volviendo a la población afroamericana, la doctora Stacie L. Walton, quien también participó en el encuentro, reconoció que siempre esperó que las cifras fueran superiores en este grupo;pero jamás en las proporciones que se están viendo.


Atribuyó la inquietante vulnerabilidad de esta minoría a factores como la desconfianza que tienen hacia el sistema de salud y su limitado acceso al mismo; así como a enfermedades preexistentes no tratadas, entre las cuales destacan la diabetes y la hipertensión. También presentan debilidad de sus sistemas inmunológico, muchas veces acarreada por el estrés de sus circunstancias de vida.


Otras inquietudes


Kerry Talbot, directora de Federal Advocacy para Immigration Hub y participante de la conferencia de prensa, considera que las tres propuestas de ley pasadas hasta ahora por el Congreso no proveen suficiente apoyo económico o cobertura de salud para grupos inmigrantes, como los Deferred Action for Childhood Arrivals (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, DACA por sus siglas en inglés) o los amparados por el Temporary Protected Status (Estatus de Protección Temporal, TPS por sus siglas en inglés).


Le preocupa lograr que todos tengan acceso a las pruebas para el COVID-19 y al tratamiento, en caso de ser necesario, ya que considera que de no ser así, “se está poniendo a toda la comunidad en riesgo”.


También subrayó la importancia acceder a la información a través del idioma, ya que deben entender lo que está sucediendo. Otro problema es que la Regla de Carga Pública está asustando a inmigrantes que necesitan ayuda en este momento. La vocera afirmó: “Debemos asegurarnos de que no sean castigados cuando busquen ayuda por una situación de salud”.


Entre las prioridades, Talbot destaca que la llegada de fondos a inmigrantes debe asegurar que puedan pagar sus rentas y permanecer en sus viviendas. Otro aspecto sobre el cual alerta es la situación en centros de detención que se prestan al hacinamiento, un factor de alto riesgo en medio de la actual pandemia. Hizo un llamado al U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE), para que consideren liberar a inmigrantes detenidos que se encuentren en alto riesgo, como las personas mayores o que tengan condiciones de salud previas.


Alivio


Esta misma semana los contribuyentes de Estados Unidos deben comenzar a recibir los beneficios del paquete de alivio, que comprenden depósitos directos a sus cuentas registradas en el Internal Revenue Service (IRS) apar propósitos de reembolso de impuestos. Los montos serán de $ 1.200 para individuos o $ 2.400 para parejas; además de $ 500 por hijo menor. Sin embargo, el requisito es tener número de seguro social y esto afecta a las viviendas que tengan un miembro indocumentado, ya que por esta razón no recibirían el beneficio.


La información fue suministrada en el mismo encuentro por Sunita Lough, IRS Deputy Commissioner, Services & Enforcement; quien agregó que esta propuesta beneficia a individuos que hayan declarado ingresos de hasta $ 75 mil o a parejas con un monto declarado de $ 150 mil.


Agregó que quienes no tengan registrado un número de cuenta para los reembolsos de impuestos en el IRS, recibirían un cheque en papel en su domicilio, pero que esto tomaría tiempo.


Por ello, la opción para agilizarlos es visitar la dirección web “Where is my economic impact payment” –activo desde el 17 de abril– e inscribir o actualizar el número de cuenta donde se puedan depositar estos fondos, a los cuales también tendrán acceso quienes no paguen impuestos por estar sus ingresos por debajo del mínimo necesario para declarar. Ellos también deben acceder a ese sitio para inscribir su cuenta. Quienes tengan beneficios de retiro, no necesitarán tomar acción alguna para recibir estos fondos, ya que les llegarán por la vía habitual.


Lough alertó sobre las denuncias de estafas que se han recibido a propósito de este proceso. Aconsejó no confiar en nadie que se presente como supuesto intermediario para tramitar estos fondos y jamás compartir información personal que deba permanecer bajo estricto resguardo.


Kerry Talbot también destaca que se han liberado fondos que serán de gran ayuda en distintos ámbitos, como un incremento de $ 3,3 billones para los centros de salud comunitarios, lo cual considera “Muy bueno” y piensa que será de gran ayuda. Otras entidades que han recibido fondos son los bancos de comida y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés).


Talbot adelanta que vendrá más ayuda a pequeños negocios, aunque no hay claridad en cómo podría ayudar esto a personas indocumentadas. Invita a buscar información y aplicar para estos fondos.


Sebastian Sanchez, Staff Attorney de Bet Tzedek Legal Services, subraya que se puede aplicar al seguro de desempleo, recordando que son fondos federales administrados por los estados y que, por lo tanto, los criterios difieren de una entidad a otra. Sin embargo, hay criterios específicos para aplicar a esta ayuda, como no haber sido despedido por una falta del empleado y estar en capacidad de trabajar. No es una opción para indocumentados, ya que ellos no tienen permiso de trabajo.


Sin embargo, existen otras opciones, como la Compensación para Desempleados por la Pandemia, de $ 600 a la semana; o la asistencia para Desempleados por la pandemia, que se extiende a sectores tradicionalmente desprotegidos, como los independientes, entre los cuales podrían figurar los trabajadores de Uber o Lyft.


Aconseja estar pendiente de las actualizaciones, porque se pueden dar novedades que favorezcan a nuevos grupos; incluso hay opciones para indocumentados que paguen impuestos.


Hay beneficios disponibles para quienes deban permanecer en casas por no tener quien cuide a sus hijos e incluso dos semanas de pago para quienes enfermen de coronavirus y tengan empleo fijo, a través de la Family First Coronavirus Response Act.


Bajo otras figuras de apoyo, se podrían recibir hasta 10 semanas de ayuda a 2/3 del salario.








9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo