El COVID-19 castiga a los latinos por trabajar duro y tener familias numerosas

Según el Informe nº 12 del Centro para el Estudio de la Salud y la Cultura Latina (CESLAC) de la UCLA en Los Ángeles (California), desde marzo de 2020 los latinos han realizado muchos de los trabajos esenciales que han mantenido al estado bien alimentado y funcionando.


Desafortunadamente, su recompensa ha sido la tasa más alta de infecciones y muertes en el estado y en el país.




Imagen referencial - cottonbro/Pexels


Los latinos de Estados Unidos han creado la octava economía más grande del mundo. ¿Cómo lo han hecho? Esencialmente, mediante el trabajo duro y las familias numerosas. Sin embargo, estos mismos elementos que les han permitido construir la octava economía del mundo también los convierten en un objetivo especial del COVID-19.


La fuerte ética de trabajo de los latinos significa que sus hogares tienen más asalariados por vivienda que los hogares blancos no hispanos. A nivel nacional, los latinos tienen una media de 1,6 asalariados por hogar, frente a los 1,2 de los hogares de blancos no hispanos.


Esto significa que en los hogares latinos hay más adultos que salen de casa todos los días, que a su vez suelen estar expuestos durante las horas de trabajo a clientes y compañeros de labor que pueden ser positivos al coronavirus.



Imagen referencial - Tima Miroshnichenko

"Los asalariados que trabajan en la oficina han podido minimizar su exposición a la infección por coronavirus refugiándose en casa y trabajando en línea", dijo David E. Hayes-Bautista, profesor de la Facultad de Medicina David Geffen de la UCLA. "Pero los latinos están sobrerrepresentados en ocupaciones que requieren que los asalariados salgan de sus casas e interactúen con compañeros de trabajo y clientes, como los trabajadores agrícolas y los dependientes de supermercados".

Estos asalariados latinos vuelven a sus hogares con más niños. De media, hay 1,0 niños por hogar latino, pero sólo 0,5 niños en los blancos no hispanos.


Los Centros de Control de Enfermedades (CDC) han señalado que hasta la mitad de los niños infectados por el COVID pueden ser asintomáticos; es decir, tienen el virus, pero no muestran síntomas que los pongan bajo vigilancia.

"Los niños con COVID-19 pueden presentar síntomas leves e inespecíficos, o no presentar ningún síntoma", explicó Paul Hsu, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA. "Pero aún así pueden transmitir el virus de un adulto a otros".


Por lo tanto, el COVID-19 tiene dos mayores oportunidades de infectar a los hogares latinos: un mayor número de asalariados que pueden estar expuestos al virus en el trabajo y llevar la infección a casa, y un mayor número de niños que pueden transmitir la infección a los miembros de la familia mientras ellos mismos permanecen asintomáticos.


Como suelen tener más asalariados y más niños, los hogares latinos contienen casi una persona más por unidad que los hogares de blancos no hispanos.


Así que, en efecto, el COVID-19 castiga a los hogares latinos por trabajar duro –lo que expone a más asalariados a la infección– y por tener más personas, especialmente niños, por hogar.


(Con información de David E. Hayes-Bautista, Ph.D., Paul Hsu, M.P.H., Ph.D., Giselle D. Hernández).


15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo