El río Los Ángeles: ejemplo de revitalización urbana

El liderazgo y las comunidades de muchas ciudades en Estados Unidos tienen la mirada puesta en recursos urbanos desaprovechados, que pueden ser potenciados para la economía y la recreación de sus habitantes.


El asunto está en cómo abordarlo, para convertir un dolor de cabeza en una fuente de bienestar. En ese sentido, el trabajo que actualmente está acometiendo la ciudad californiana de Los Ángeles respecto al río que le dio el nombre, constituye un modelo sobre cómo las urbes pueden abordar su relación con los ríos que las atraviesan.



Foto referencial / Rachel Xiao - Pexels


Durante décadas, los dirigentes y residentes del condado de Los Ángeles han soñado con restaurar el cuerpo acuático de 51 millas, que parte desde el Valle de San Fernando.


Con la finalización de un plan maestro de 480 páginas encargado por la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles y la nueva financiación del estado de California y las agencias locales para proyectos de restauración ambiental, ha llegado el momento de convertir el sueño en realidad.


Por ello, se celebró una rueda de prensa en el lugar, a la cual fueron invitados un grupo de periodistas vía Zoom. En el encuentro estuvieron presentes diversos involucrados con el problema y sus posibles soluciones.





La opinión en números





Existen importantes proyectos actuales y a largo plazo, tomando como base la participación ciudadana a través de una encuesta representativa de más de 600 residentes entrevistados en cuatro idiomas durante el pasado mes de julio.


Fernando Guerra, Director del Centro para el Estudio de Los Ángeles, en Loyola Marymount University, comenta al respecto: “Queremos que este lugar sea más accesible para nosotros. Los angelinos queremos estar al aire libre. Tenemos que hacer lo que sea por el futuro de la ciudad”.


Fue él quien estuvo al frente del mencionado estudio, titulado“Los Angeles aboga por un mejor LA con más equidad”. Buscaron al azar una perspectiva amplia y lo realizaron vía telefónica o en línea, Según los resultados, 83% de los angelinos sabe que el río existe. El 53% ha estado alguna vez allí. De ellos, el 14% lo ha visitado varias veces.




Quienes lo han visitado, desarrollan actividades como caminar, relajarse, andar en bicicleta, observar aves, hacer picnics, pescar o navegar en kayak.


Si se tuvieran más parques, áreas naturales y facilidades de recreación, el 85% de los encuestados estarían dispuestos a visitarlo. Sin embargo, el 79% de ellos no sabe que hay un plan de revitalización, lanzado tempranamente este mismo año.


Entre las principales preocupaciones de los residentes, está que se ponga atención a los campamentos de personas sin vivienda que existen en el lugar, pero sin que las mejoras impliquen una gentrificación que desplace a quienes ya viven allí.


El 64% cree que el río se puede convertir en una atracción de clase mundial. Sin embargo, el 51% se opone al aumento de impuestos para revitalizarlo.





Valores y potencialidades





Anthony Rendón, Presidente de la Asamblea del Estado de California, dice que su conocimiento del sector sin fines de lucro lo ha involucrado con las comunidades, por lo que ha entendido el potencial del río. “Pueden ocurrir cosas maravillosas, pero ya está pasando mucho”.


Cree que los recursos deben ser mejorados, en lugar de que sea “una herida abierta”. Y completa: “No debe ser un límite entre comunidades, sino un puente entre ellas”.


El 96% de las personas están a favor de la valorización de la zona. Es una cifra muy buena, según él.


Relata que “Cuando empezamos a determinar las necesidades en 2016, el trabajo estaba en cero. No había espacio para ceremonias, no había areas de cultura ni esparcimiento. Pero ahora se hizo una inversión por parte del estado de California, de 46 millones de dólares en la parte norte de lo que es actualmente mi distrito”.


Mientras tanto Max Podemski, Director de Planificación de Nury Martínez, quien es la Presidente del Ayuntamiento de Los Ángeles, considera que el principal valor del río es su centralidad. Recuerda que tiene afluentes, sobre los cuales se trabajan en proyectos paralelos con otras organizaciones.


“Queremos revitalizar los usos negativos de la parte noreste. Todo esto afecta a comunidades de ingresos bajos, donde no hay espacios abiertos y parques”, agrega.


Han podido retransformar y llama a ampliar la visión hacia planes ambiciosos. Sin embargo, también tienen presente combatir la gentrificación en ciertas áreas.





El aspecto humano





Sarah Rascon, Autoridad de Conservación y Recreación de las Montañas, es nacida y criada en un hogar latino donde se hablaba español. Pasó muchos años sin saber que tenían el río muy cerca. “No teníamos conciencia de que éramos parte del ambiente, ahora esto se ha vuelto mi pasión”, confiesa.


En su primer trabajo entendió la historia del río. “Nuestros ancestros tomaban solamente lo que necesitaban”.


Su trabajo es desarrollar espacios abiertos públicos y proyectos multipropósito. “Tenemos mucho más que hacer, por ejemplo tratar el agua, cuya calidad es evaluada tres veces por semana”. Agrega que es un río navegable y pueden existir playas.


Por su parte Belén Bernal, directora ejecutiva de Naturaleza para Todos y ex alcaldesa de South Gate representa a una comunidad muy afectada por la contaminación y la falta de espacios para el recreo. Ella creció con su familia junto al río, por lo que cree que es muy importante mirar a la historia También subraya que podemos aprender para reimaginar un espacio que necesita cambios.


Cree que los niños se han visto impactados por la inacción. “No quiero pensar que hay niños que van a vivir 10 años menos debido a los problemas de un área específica”.


Considera necesario reconocer que el liderazgo a nivel del estado y a nivel federal acepta las conversaciones con los residentes. Según ella, “Hablan sobre las necesidades y traen recursos”.


Miguel Luna, presidente de la ONG Urban Semillas, creció cerca del río y dijo que para él “Se trata de continuar construyendo una relación que formé con el río hace mucho tiempo. Creo que me ha dado muchísimo. Es como un amigo, quiero darle a otros la oportunidad de reconectar y entender”.


Recomienda tener en cuenta todas las necesidades. “Las mejoras deben tener en cuenta lo social”, sentencia el vocero.


Damon Nagami, Abogado Senior para el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, explica que “Queremos traer proyectos que existen en otras ciudades”.


Subraya que hay desacuerdos, porque mientras unos quieren un río verde y ecológico, algunos más se quejan de que hay muchos otros problemas en sus comunidades. Pero para él hay oportunidades para lograr un desarrollo equitativo: “Incorporar a las comunidades en los procesos de restauración, evitar que se decepcionen. Por suerte, las encuenstas nos demuestran que la gran mayoría quiere recuperar el río”.


Finalmente Mark Stanley, Director, de Conservación de Ríos y Montañas para la parte baja de Los Ángeles y San Gabriel, ve el acercamiento a espacios naturales como una manera de sobrevivir.


Refiriéndose a sus ancestros en tiempos de esclavitud, explica que “La naturaleza era una manera de escapar de un sistema que no era bueno para nosotros”. En cuanto al río, lo considera como “Un activo muy importante, lo usamos como protección contra inundaciones”.


Trabaja con 14 jurisdicciones diferentes, con quienes creó un grupo de trabajo conjuntamente con Organizaciones sin Fines de Lucro. Con él laboran 40 personas y más de 100 se han manifestado a favor de apoyar esta labor.


“Hay que tomar en cuenta viviendas, espacios abiertos, personas sin hogar, crear un desarrollo económico integrado sin generar un desplazamiento de gente. Todo esto va a estar en los conceptos del plan maestro”, finaliza.

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo