Estados Unidos 2020: ¿es posible volver a la “normalidad”?

La pandemia del COVID-19 ha lanzado a Estados Unidos en una crisis que ha impactado toda su estructura. La salud y la economía de la nación han sido golpeadas y expuestas.

Sin embargo, en las últimas semanas la situación escaló a raíz de las protestas por la muerte del afroestadounidense George Floyd mientras se encontraba en custodia policial.

Y estas circunstancias no se pueden separar, porque son parte integral de lo que es hoy EEUU. Es lo que está marcando el año 2020 y lo que pasará a los libros de historia.

De cara a este escenario, Ethnic Media Services invitó a una conferencia de prensa con un panel multidisciplinario que contestaría a lo que todos nos preguntamos: ¿es posible volver a la “normalidad”?

Pero, sobre todo, quedan subyacentes otras interrogantes a contestar: ¿qué entendemos por “normalidad”? ¿Vale la pena volver a lo que teníamos antes de la crisis? ¿Es posible hacerlo mejor de aquí en adelante?

Coronavirus y salud: “Gastamos en cosas equivocadas”

El doctor Tung Nguyen, profesor de medicina interna de la Universidad de California en San Francisco, advirtió sobre el incremento de casos del nuevo coronavirus en algunos estados, especialmente en el sur y el sureste del país. Oklahoma, California, Florida y Arizona son los más afectados.


Doctor Tung Nguyen (captura de pantalla)


Citó cifras para ilustrar el cuadro actual: del total de infectados en Estados Unidos, 14% han sido hospitalizados, 2% han ido a unidades de cuidados intensivos y el 5% ha muerto. Quienes tenen enfermedades crónicas preexistentes son 6 veces más suceptibles a ser hospitalizados y tienen 12 veces más probabilidades de fallecer.

Propone hacer seguimiento al número de hospitalizados en lugar de hacerlo a las pruebas, para poder evaluar el comportamiento de la pandemia. Y adelantó que la dexametasona está dando buenos resultados en el tratamiento de pacientes contagiados, lo cual es una buena noticia, ya que es asequible y está disponible.

El doctor Nguyen considera que la salud pública va por el camino errado. “Está dirigida hacia el estadounidense blanco, que habla inglés, que tiene empleo y buena educación. Solamente luego miramos a los afectados por las disparidades”.

Para el especialista, la llegada del COVID-19 ha señalado las vulnerabilidades de las minorías. Y afirma: “No puede haber calidad sin igualdad”.

Nguyen considera que “Hemos gastado demasiado en el sistema de salud para la calidad de lo que tenemos, es el más caro del planeta y nuestras expectativas de vida no están entre las mejores. Eso ocurre porque gastamos en cosas equivocadas”. Sin embargo, para él “Debe salir algo bueno de esto”.

Manifestaciones: “Cambiar la forma de pensar de la policía”

Constance L. "Connie" Rice, es activista e derechos civiles, co-fundadora y co-directora de Advancement Project California. Considera que el debate sobre la actuación policial que actualmente se mantiene en la opinión pública estadounidense, debe ir mucho más allá de responsabilidades y técnicas de entrenamiento. “Hay que ponerse a 10 mil pies de distancia para observar el sistema”, dijo.

"La policía estadounidense es una policía de contención de la supresión que se hace a las poblaciones que no están destinadas a formar parte de la corriente principal. Desciende de las patrullas de esclavos”. Considera que hay que tener esto en cuenta para entender qué es lo que está sucediendo.

Rice agrega que no se trata de una manzana podrida, sino de un sistema y una cultura tóxica. “Hay que cambiar la misión y la cultura”. Además cree que "Por lo que los manifestantes están marchando es para revocar su consentimiento para la aplicación agresiva de la ley, piden seguridad para los más pobres entre los pobres, en sus propias comunidades".

Semanas que han valido por décadas

"Hay décadas en las que no pasa nada y hay semanas en las que pasan décadas", según expresó el doctor Manuel Pastor, quien es profesor de sociología, estudios estadounidenses y etnicidad en la Universidad del Sur de California.



Doctor Manuel Pastor (captura de pantalla)

El especialista considera que este momento pasó décadas preparándose, en términos del racismo sistemático en Estados Unidos. Cree que hay movimientos más sofisticados que han sabido aprovechar la coyuntura política abierto por el asesinato de George Floyd.

Para él, los estadounidenses blancos, y en especial los estadounidenses blancos más jóvenes, han tomado conciencia de los difíciles y complicados problemas estructurales que enfrentan las comunidades minoritarias.

¿Por qué se ha dado este momento tan significativo? Para el doctor Pastor, se debe a los tres años y medio del gobierno de Donald Trump, los cuales calificó como “un racismo fascista” y “brutal” contra la gente de color. A eso se suma lo que el denomina “una estrategia económica simplista”.

La actual administración, a su juicio, ha atormentado a setecientos mil estadounidenses jóvenes, los dreamers; ha desplegado crueldad en las fronteras con el maltrato a gente joven que intenta entrar a Estados Unidos, y ahora la crisis de COVID-19 “ha mostrado nuestra enfermedad como sociedad”.

La llegada de la pandemia ha puesto de relieve todo eso, dice. "Cuando estalla una crisis, no tienes otra opción que trabajar, porque no tienes un colchón de riqueza sobre el que caer".

Revela que una familia blanca estadounidense promedio tiene activos equivalentes a unos 175 mil dólares, mientras una familia afroamericana o latina posee 18 a 21 mil dólares en activos. Y este momento histórico ha hecho que la pandemia permita reconocer a las colectividades de raza blanca las disparidades existentes en la sociedad estadounidense.

Si bien considera que es imposible predecir lo que viene, sí cree que EEUU se debe enfocar de aquí en adelante como una sociedad multicultural, donde la narrativa blanco-negro ya no tendrá más cabida. “Hay hispanos, hay asiático-americanos, hay nativos, todos tienen un espacio”.

El futuro de los trabajadores

Marina Gorbis, directora ejecutiva del Instituto para el Futuro, señaló –a modo de reflexión personal– que diez años atrás estaba emocionada con los nuevos desarrollos en tecnología y las nuevas posibilidades de crear valor.



Marina Gorbis (captura de pantalla)

Pero luego, siente que las cosas se alejaron de la idea de un sistema común con beneficios para todos y derivaron en “una economía de plantación", es decir, una economía en la que la mayoría de la gente "vive de las sobras". Siente que se está produciendo una tecnología asombrosa; pero cae en manos de un esquema de mercadeo con características feudales.

De cara hacia una nueva sociedad, cree que solamente tener tecnología no es suficiente. Añade que “Hay que desarrollar una nueva ideología y un nuevo grupo de normas, de lo que es normal". Agrega que “Toda la salud es pública” y que “Eres tan saludable como lo es la persona sin hogar que esté más cercana a ti”.

Considera que la gente que trabaja en alta tecnología, no está cosechando una parte razonable de los beneficios de las grandes empresas. “Es necesario abordar la desigualdad de activos”.

Apunta que, de cara al coronavirus, hay que replantear “Qué es el trabajo esencial, quién lo hace, estamos reconfigurando ese concepto y hay que recompensar a esta gente”. Asegura que estamos “fuera de balance”, un balance que se puede lograr con resiliencia.

En este asunto de escalas, subrayó que “Estamos viviendo en una época en la cual hay numerosas compañías existosas a escala global pero, sin embargo, no hay capacidad de proveer por ejemplo máscarillas o guantes”.

“Debemos desmitificar al héroe emprendedor de Silicone Valley y a su individualismo. Hay que reconocer la interdependencia, pensar en términos de interconexión; y esto va desde la salud hasta el clima”. Asegura que son asuntos globales y hay nuevos límites.

"Tengo la esperanza de que además de todas las desigualdades raciales y de la policía y totodo esto que se está revelando ahora, también haya una oportunidad para que repensemos algunos pilares económicos, cómo tratamos a los trabajadores acerca de lo que se merecen en esta economía y quién merece estas cosas. Debe ser reconsiderado".

Para Gorbis, "Todos debemos tener acceso a ciertos tipos de bienes esenciales que nos permitan llevar una buena vida".

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo