Redistribuyendo distritos electorales en un país diverso

Los datos del Censo de 2020 documentan el aumento de la diversidad racial y étnica en Estados Unidos, lo que a su vez reafirma la importancia de esa misma equidad en el proceso de redistribución de distritos que se realiza una vez por década.



Christina Morillo - Pexels


Estudiosos del tema advierten sobre amenazas a un proceso justo de redistribución de

de distritos electorales en algunos estados, mientras apuntalan esfuerzos para conseguir que el Congreso proteja el derecho al voto.


En la actualidad, 22 legislaturas estatales aprueban restricciones de acceso al voto. Otras presionan para limitar quién cuenta en la redistribución de los distritos. Paralelamente, la Ley de Derecho al Voto John L. Lewis sigue su camino en el Congreso.


Más diversos que nunca


El Censo 2020 mostró la cara más diversa de la nación, según la percepción de Matt Hugo López, Director de Investigación Hispana en el Pew Research Center.


Según el vocero, somos 331.4 millones de habitantes y 33.8 millones de estadounidenses se identifican como multirraciales o pertenecientes a más de una raza. Son 9 millones más que en 2010. La mitad de los estadounidenses multirraciales son hispanos y la mayoría de los multirraciales dicen que son blancos con otra raza.


“El blanco no hispano ha descendido del 80% en 1980 al 58% en 2020.Este grupo no solamente bajó en lo porcentual, sino también en números totales, al descender de 196,8 millones en 2010 a 191,7 millones en 2020. Este grupo ha llegado a su nivel porcentual más bajo de la historia”, dice.


Los hispanos han crecido del 7% al 19% en el mismo periodo -hasta alcanzar 62 millones-, mientras los negros se han mantenido en un inalterable 12%, que en esta oportunidad significan 40 millones. Los asiáticos han crecido de 1% a 6%, llegando hoy a 20 millones.

Geográficamente, la población de 32 estados creció; pero en esos mismos estados la población blanca no hispana descendió. Agrega que hay una diversidad muy real.


“Prácticamente en todos los lugares del país ha habido cambios. La gente se ha desplazado hacia zonas urbanas y suburbanas. Las zonas rurales han perdido población. Lugares como San Antonio, Dallas y Houston en Texas, se han vuelto más diversos con hispanos, afroamericanos y asiáticos”.


Apunta que, curiosamente, el lugar donde hay más afroamericanos en todo el país es justamente en Texas.


Aporta que la población hispana constituye más de la mitad del crecimiento de la población en general, la mayoría de este aumento poblacional es por nacimiento, no por migración.

También refiere que los nacimientos asiáticos han bajado. “Hay declive en la migración hispana y se debe tener en cuenta que las muertes también influyen en estos cambios”.


Según López, los matrimonios interraciales han crecido, esto contribuye a aumentar el grupo de gente que se define como de dos o más razas. “25% de las poblaciones hispana y asiática que se han casado han sido matrimonios mixtos”, según sus datos.


Para él, la gente se sintió más en confianza de expresarse porque cambió el cuestionario, se llenó en línea, y además se pueden introducir más caracteres. “La gente ahora está consciente de su identidad. También influyeron en esto los incidentes de la administración de Trump y los acontecimientos alrededor de lo sucedido con George Floyd”.


Redistribución pensada en la gente


“La democracia estadounidense está basada en que todas las personas reciban una representación igualitaria en la Cámara de Representantes, en sus legislaciones de estado y en gobiernos locales”.


Así lo afirma Yurij Rudensky, Asesor de Redistribución de Distritos en el Centro Brennan para la Justicia, perteneciente a la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York.

Por ello se da la redistribución de distritos. Debido a que hay un cambio en la distribución de la población, los límites de los distritos se tienen que ajustar para poder cumplir con el mencionado principio.


El académico explica que el Censo ofrece los datos de la población y sobre estos se reajustan los distritos. “Los límites locales y estadales se volverán a trazar en los próximos dos meses. Hay que reflejar estos cambios”, adelanta Rudensky.


Y continúa: “Todos deben tener la misma oportunidad para elegir a sus candidatos”.

Lamenta que sea en realidad “un tema muy político y partidista”. Advierte que, cuando un partido político controla este proceso puede usarlo para perjudicar a sus opositores, como es el caso del llamado gerrymandering. “Esto ocurre cuando los políticos ignoran los cambios en la población y distribuyen los distritos sin tener en cuenta a las personas”.



Element Digital - Pexels


Refiere que los últimos casos de gerrymandering tienen que ver con un partido en el poder tratando de perjudicar a sus oponentes, o con asuntos raciales. “A veces, es una combinación de ambos. Usan herramientas muy sofisticadas.


Pretenden crear los mismos resultados políticos cada año sin importar los cambios que hayan ocurrido” previene.


Según él, “Cuando la demografía está cambiando , es mucho más alto este ciclo de gerrymandering, Observamos que está sucediendo en Florida, Georgia, North Carolina y Texas”.


Señala que hay gente que le tiene miedo a las comunidades diversas que están emergiendo. “Por ello intentan alejarse del principio de representación política igualitaria. Esto hace que la democracia se reduzca”.


La redistribución de distritos debe quedar en manos de comisiones independientes, que no tengan motivaciones políticas. “Michigan, Arizona, California y Colorado van a estar siendo redistribuidos por comisiones independientes”, refiere el académico.


Dichas comisiones deben estar integradas por representantes de dos partidos principales, además de independientes. “La selección de los comisionados no la pueden hacer actores políticos. No pueden tener interés personal en la redistribución del circuito. Deben estar orientadas al interés público y no a producir resultados políticos”, instruye Rudensky.


Llamando a participar

Jesselyn McCurdy, Vicepresidenta Ejecutiva Interina de Asuntos Gubernamentales en The Leadership Conference Education Fund, afirma que “En este momento nuestra democracia está en peligro, a menos que tomemos una acción inmediata y directa para protegernos, que todas las voces y los votos cuenten”.


Ella resalta la importanci ade que sea aprobada la Ley John Lewis, la cual fue actualizada por la Cámara de Representantes. “Un esfuerzo tremendo de miembros del congreso y activistas de derechos civiles, para demostrar la discriminacion racial.


Adelanta que los comités del Congreso han recibido cientos de horas de declaraciones de testigos sobre bloqueos a votantes negros y de color”, revela McCurdy. Y llama a que el asunto tenga un escrutinio de la Corte de Estados Unidos.”Habrá informes de organizaciones que son nuestras aliadas. Le hemos dado al congreso evidencia muy poderosa”.


Sobre la llamada People Act, espera que haya noticias en el senado en septiembre. Y llama a la ciudadanía a participar y presionar. “Así como fuimos a votar en números récord en las elecciones pasadas, debemos exigir un futuro mejor”.


9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo